La UTE Scytl-Vector ITC responde a la información publicada sobre el procesamiento de datos electorales de las pasadas elecciones del 26M

La UTE formada por Scytl, empresa española líder mundial en tecnología electoral y Vector ITC, grupo tecnológico y digital español dedicado a la mejora constante de soluciones tecnológicas, junto con el apoyo de ODEC, empresa de servicios informáticos con amplia experiencia en procesos electorales, ha gestionado el gran reto tecnológico que ha supuesto el escrutinio provisional de las elecciones europeas, locales y Cabildos Insulares llevadas a cabo el pasado 26 de mayo.

Como consecuencia de las noticias aparecidas esta semana en los medios de comunicación en relación con el escrutinio provisional de las elecciones, la UTE quiere aclarar determinadas informaciones incorrectas que se han publicado.

La gestión del operativo de recuento provisional se ha desarrollado con la normalidad habitual, a pesar de la complejidad de gestionar tres procesos electorales simultáneos. Ha supuesto un importantísimo despliegue de personas y medios técnicos para recoger, procesar y difundir la información de las 60.076 mesas electorales distribuidas por todo el territorio. Para llevar a cabo la transmisión de datos desde las mesas al centro nacional de recuento, se han distribuido 22.300 dispositivos móviles, que cubrían el 91% de las mesas electorales, mientras que 5.558 mesas utilizaron transmisión por vía telefónica.

El procesamiento de los resultados ha sido un extraordinario reto tecnológico, dado que la coincidencia de elecciones europeas y locales no se producía desde hacía 20 años, y más con los elementos tecnológicos actuales y los exhaustivos requisitos de seguridad. El gran número de candidaturas que se han dado cita en el proceso del pasado 26M ha contribuido también a la complejidad del reto. De acuerdo con la legislación electoral, primero se realizó el recuento de los votos al Parlamento Europeo, después el de las elecciones locales y finalmente el de las autonómicas.

Las herramientas habilitadas por la UTE han facilitado la detección de errores e incoherencias y la auditoría del sistema, asegurando en todo momento la fiabilidad de los datos del recuento. La tecnología implementada ha sido un verdadero caso de éxito a nivel de ciberseguridad. Toda la infraestructura desplegada para el sistema de consolidación de resultados estaba completamente aislada de cualquier red exterior, desde el centro de proceso de datos instalado expresamente para el acontecimiento hasta los dispositivos que utilizaron los representantes de la administración para reportar los datos. Un circuito cerrado a injerencias externas. Además, en cada paso de la recogida de datos se establecieron validaciones de firmas digitales para asegurar la integridad y autenticidad del dato, lo que hizo imposible que cualquier persona intentara alterarlo sin ser detectado.

Lamentablemente, se han publicado algunos contenidos que no correspondían completamente con la realidad, mezclando hechos y opiniones y sesgando en cierto modo la información. Finalizado el escrutinio general, solo se han producido cambios de resultados que generan modificación de escaños en 229 mesas de las 60.076 totales, lo que supone un 0,38%, afectando exclusivamente a 98 municipios de los 8.131 existentes. Estos valores están completamente dentro de la normalidad, además de que la diferencia no es imputable en absoluto a la gestión de la UTE, sino que son simples errores de transmisión desde las mesas, como sucede en todos los procesos electorales. Estos errores se verifican posteriormente en el escrutinio definitivo con las proclamaciones de las juntas electorales.

También ha sido motivo de debate el criterio seleccionado para mostrar los resultados de las elecciones a nivel municipal y sus agregados (provincial, autonómico o nacional), dado que en los datos agregados se habían reflejado solo los votos que suponían a los partidos el nombramiento de algún concejal. A nivel municipal sí se habían recogido los datos totales de voto, facilitando así la posibilidad de un análisis más exhaustivo para aquellos que así quisieran hacerlo. Esta diferencia de criterio, corregida inmediatamente a petición, no puede ser tomada como incidencia, ya que la recogida de datos siempre fue correcta y transparente.

El operativo desplegado por la UTE ha cumplido satisfactoriamente con la finalidad de facilitar los resultados provisionales a la ciudadanía durante la jornada electoral con rapidez, exactitud y transparencia. Queremos agradecer su esfuerzo y dedicación a todas las personas que lo han hecho posible: miembros de las mesas, representantes de la administración, secretarios de los ayuntamientos, fuerzas de orden público, juntas electorales, medios de comunicación, etc. y especialmente a los equipos humanos del Ministerio del Interior, de la UTE y resto de colaboradores.