La tecnología Blockchain surgió a través de las criptomonedas, pero ha demostrado tener numerosas aplicaciones gracias a su efectividad para administrar la confianza entre las partes interesadas y, sobre todo, por la protección de datos, transparencia y autentificación que supone.

Por ejemplo, Walmart emplea Blockchain en su cadena de suministro para monitorizar la seguridad del transporte de sus alimentos. Tanto en la cadena de suministro como en la aplicación a otros sectores, se busca establecer relaciones de confianza de manera rápida y efectiva entre todos los participantes. Por ello, confiar en los algoritmos que supone el Blockchain es adecuado para este aspecto, permitiendo hacer que la confianza funcione tanto en el apartado legal como en el financiero y la validación de transacciones.

Llegado a este punto, entran en juego los Smart Contracts basados en Blockchain. Estos son contratos autoejecutables que contienen los términos y condiciones de un acuerdo escritos en código. El contrato se ejecuta en una plataforma descentralizada como puede ser Ethereum. Principalmente, los lenguajes de programación utilizados para escribir Smart Contracts son solidity y serpent, que permiten a los desarrolladores verificar el programa en tiempo de ejecución, en lugar de tiempo de compilación.

Actualmente, se espera que el mercado global de contratos inteligentes alcance aproximadamente 300 millones de dólares estadounidenses para fines de 2023 con un 32% de CAGR durante el período previsto de 2017 a 2023.

¿Qué es un Smart Contract y cómo funciona?

Los Smart Contracts hacen referencia a protocolos informáticos que facilitan la verificación digital, el control y la ejecución de un acuerdo. Las plataformas Blockchain se encargan de procesar todas las transacciones de dicho contrato, de tal manera que no se requieren intermediarios para que sea efectivo.

Los componentes del contrato se denominan objetos y existen tres dentro de un Smart Contract. En primer lugar, los firmantes que hacen referencia a las partes involucradas en los contratos que emplean firmas digitales para aceptar los términos, que a su vez los términos específicos son otro objeto y el objeto del propio contrato.

El funcionamiento es similar al de otras transferencias en Blockchain. Un usuario inicia una transacción desde un monedero de Blockchain, esta llega a la base de datos distribuida donde se confirmará su identidad. Una vez aprobada, la transacción incluye el código que define qué tipo de transacción debe ejecutarse y, luego, se añaden como un bloque dentro de Blockchain. En caso de que se requiera una actualización cualquier cambio en el estado del contrato sigue el mismo proceso.

Los Smart Contracts se pueden emplear para la creación de tokens digitales para realizar transacciones. Ethereum permite la creación de una moneda digital propia creando un token computarizado negociable, mediante estandarizaciones de ERC 2.0, que facilitan que el contrato acceda a cualquier billetera para intercambiar monedas automáticamente. Dicho de otro modo, la plataforma donde se realiza el Smart Contract se convierte en un banco central que emite dinero digital.

Por ejemplo, se puede crear un Smart Contract para retener los fondos de un contribuyente hasta que pase una fecha determinada o se cumpla un objetivo. Según los resultados obtenidos los fondos se entregarán a los propietarios o se devuelven a los contribuyentes.

Frameworks y aplicaciones de Smart Contracts

Actualmente, existen varios marcos y aplicaciones de Smart Contracts desarrollados en diferentes dominios de implementación como, por ejemplo, la gestión de la cadena de suministro, IoT, pruebas de software, ciberseguridad y sistemas de información geográfica. Algunas de las aplicaciones que han tenido lugar son:

      • eGOV-DAO:

eGOV-DAO es un marco de Smart Contract que se emplea para brindar al Gobierno de servicios electrónicos con un sistema totalmente automatizado y eficiente que está integrado para proporcionar servicios transparentes. Este marco funciona en tiempo real para monitorizar y analizar los servicios que proporciona el Gobierno y brinda de una mejor gestión de los recursos nacionales.

El sistema se encarga de mantener todos los registros de auditoría de manera transparente con las partes involucradas, generando comodidad a los usuarios del marco. La forma de hacer contratos tradicional de los gobiernos presenta ineficiencia de los contratos cuando requieren mucha interacción entre instituciones e involucran el factor humano.

Los contratos inteligentes son una solución para la transparencia y confiabilidad de los procesos, al mismo tiempo que reduce los costes y simplificar las operaciones. Así pues, eGOV-DAO es un marco Blockchain de naturaleza genérica que se puede aplicar a cualquier política para contratos gubernamentales.

      • Modelo de operación virtual:

El Virtual Operation Model o modelo de operación virtual cuenta con un marco de Smart Contracts implementado en el dominio de la cadena de suministro e incluye un procedimiento de reprogramación, combinando métodos de planificación y adaptación de decisiones que se integran con la teoría del control dinámico.

A todo esto, se le suma que cuenta con la implementación de operaciones físicas en la iniciación y entrega de servicios de información online. El modelo ofrece servicios de almacenamiento y uso de información en la cadena de suministro, incluidas asignaciones, secuencia de operaciones y protocolo. El modelo de operación virtual junto con los Smart Contracts son fundamentales para que la cadena de suministro disponga del control de programación integrada.

      • Edge Chain:

La debilidad de los IoT en relación con su escalabilidad y seguridad requiere en ocasiones intervención de dispositivos externos. No obstante, la seguridad de borde ha dado con la solución para la computación en la nube a gran escala. El Blockchain y las Smart contracts son soluciones en el desarrollo de estos dispositivos y la computación de borde.

Edge Chain ha surgido como una solución a los problemas de escalabilidad y seguridad, aunque es solo un prototipo, por ahora, Edge Chain basa su funcionamiento en la integración de Blockchain con un sistema de monedas conectado al grupo de recursos de la nube Edge, el uso de recursos y el comportamiento de dispositivos IoT, implementándose en un sistema de gestión de recursos basado en créditos que tiene como objetivo controlar todos los dispositivos desde el servidor principal. La tecnología funciona con reglas de prioridad predeterminadas que incluyen el comportamiento de cada aplicación. Son los Smart Contract los que se utilizan para crear reglas y políticas para que cada dispositivo las implemente automáticamente.

Beneficios de emplear Smart Contracts

Uno de los principales beneficios de emplear estos contratos inteligentes es la velocidad, eficiencia y precisión con la que cuentan, pues una vez se cumple una de las condiciones el contrato se ejecuta automáticamente, no es necesario tiempo para procesar los papeles o analizar los errores que suelen ocurrir cuando el contrato es manual. Asimismo, debido a que no hay terceras partes involucradas y los registros son encriptados la información es confiable y transparente ya que no son contratos alterados para el beneficio personal.

Por otro lado, la seguridad que ofrece es fundamental ya que las transacciones de Blockchain están encriptados y dificultan los ciberataques. Los registros están relacionados con los anteriores y posteriores, y sería necesario que los ciberatacantes alterarán toda la cadena para cambiar un único registro, lo cual es una tarea difícil. Obviamente, todos estos aspectos conllevan un ahorro económico porque elimina la necesidad de intermediarios, retrasos y tarifas asociadas que conllevan los contratos tradicionales.

Conclusiones

La opción de recurrir al Blockchain y los Smart Contracts es una nueva forma de innovar en la gestión de las compañías y gobiernos. El concepto de los contratos inteligentes hace referencia a un contrato ejecutable en Blockchain caracterizado por su ejecución automática, su planificación y optimización. Dicho de otro modo, estos contratos autoejecutables implican que cuando se cumplen términos del contrato, tienen lugar acciones que se hayan acordado en el mismo. Así pues, cuando una condición establecida con anterioridad el Smart Contract se realiza, este la detecta y la ejecuta automáticamente a la cláusula correspondiente.

Estos contratos emplean el Blockchain para reemplazar a terceros en la gestión de las cadenas de suministro, en los gobiernos y en los diferentes contratos que atañen a compañías diversas. El resultado implica que la gestión sea mucho más fácil y menos costosa por todas las partes involucradas, asegurando que se defina y se ejecuten todos los términos.

El aspecto de introducir los Smart Contracts dentro de la digitalización actual tendrá como resultado mejores ecosistemas comerciales y una participación más justa de los retornos entre las empresas principales, facilitando la comunicación entre todas las partes y una mejor calidad de los resultados de los contratos.

Con vistas al futuro, se deben mejorar los modelos que existen actualmente a través de introducir sistemas de tokenización para facilitar las transacciones y la definición de los métodos de pago, haciendo más sencillo el ingreso de beneficios para las partes que realizan una inversión inicial grande.